El control del estrés en el deporte

Muchos profesionales del deporte han tenido que lidiar en algún momento de su carrera con etapas con contratiempos o situaciones que han hecho que su rendimiento disminuya. Una de las más comunes es la aparición de estrés o ansiedad durante el período competitivo. Es muy importante saber manejar estas sensaciones para poder alcanzar las metas deportivas.

¿Cómo afecta el estrés y la ansiedad en la competición deportiva?

Cuando hablamos de ansiedad, nos referimos a ese estado psicológico de desajuste emocional que viene provocado en la persona a causa de una situación de incertidumbre. en el ámbito deportivo, suele darse esta situación cuando el deportista realiza una valoración consciente o inconsciente de la situación. Aquellos deportistas que piensan que existe una gran diferencia entre lo que el ambiente les exige y lo que ellos pueden dar, es decir tienen una autopercepción de eficacia negativa respecto a la situación, comienzan a sentir estrés y consecuentemente, ansiedad.
Este fenómeno es bastante común en la alta competición, muchos son los que han sufrido altos niveles de ansiedad en su carrera deportiva acarreando una disminución del rendimiento. Es este, uno de los tantos motivos por los cuales es vital que la figura de un psicólogo forme parte de la plantilla del equipo. Este profesional es de gran ayuda para ayudar a disminuir la ansiedad y optimizar el rendimiento y las cualidades del deportista. 

La presencia del estrés y la ansiedad pueden producir síntomas tanto a nivel fisiológico como psicológico, estos son algunos de ellos: 

Síntomas Fisiológicos

  • Incremento de la presión sanguínea 
  • Incremento del ritmo respiratorio
  • Ritmo cardíaco acelerado
  • Aumento de sudoración 
  • Aumento de glucosa en sangre y de la secreción de adrenalina
  • Malestar en el estómago, sequedad en la boca

Síntomas Psicológicos

  • Descenso de la flexibilidad mental
  • Confusión
  • Distorsión visual
  • Duda en la toma de decisiones
  • Aumento de pensamientos negativos 
  • Menor capacidad de centrarse en la actuación

Estas reacciones pueden ser dadas por situaciones reales del juego o factores que envuelvan a la competición, sin embargo se ha comprobado que la mayoría de las veces es la propia interpretación de la situación del deportista el que provoca estos estados. 

¿Cómo podemos combatir el estrés competitivo?

Según los especialistas, para relajarnos podemos seguir dos estrategias que consiguen los mismos efectos; ir de la mente a los músculos o de los músculos a la mente. Existen varias técnicas de relajación para combatir el estrés, por ejemplo: 

  • Relajación progresiva de Jacobson: se trata de una técnica de relajación muscular que a base de tensar y relajar sistemáticamente varios grupos de músculos y aprendiendo a atender y a discriminar las sensaciones resultantes de la tensión y la relajación, una persona puede eliminar, casi completamente, las contracciones musculares y experimentar una sensación de relajación profunda.
  • Control de la respiración: Equilibrar mente y cuerpo a través del control de la respiración es una técnica muy popular para combatir el estrés y la ansiedad y recuperar un estado de equilibrio. La meditación, el yoga y otras técnicas tradicionales de relajación tienen su eje central entorno al control de la respiración. 
  • Técnicas Mindfulness: Se podría describir como un conjunto de ejercicios e incluso como una filosofía que busca la conexión con uno mismo, impulsa las fortalezas personales, que ayuda a autorregular el comportamiento y a conocerse mejor, además de crear un ambiente propicio para el bienestar.

Por consiguiente, la mejora de esta relación entre la mente y el cuerpo, teniendo una estabilidad emocional constante a lo largo del transcurso de la competición, asegura el aprovechamiento de todas las facultades del individuo dentro de la competición deportiva.

 

2017-07-20T18:01:21+00:00